Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Para el control de dengue y chikunguya

Unidad de Investigación y Estudios en Salud Pública de la UC adelanta en Aragua importante proyecto

La Unidad de Investigación y Estudios en Salud Pública (UNIESAP) de la Facultad de Ciencias de la Salud (Núcleo Aragua), abarcará estrategias de liderazgo municipal intersectorial para el control de enfermedades bajo un enfoque de Ecosalud

José Antonio Ortiz Táriba

Tiempo Universitario
El equipo transdisciplinario está conformado por investigadores de instituciones universitarias, gubernamentales y ONG.
Fotógrafo: Cortesía
 

En las últimas décadas, el dengue se ha convertido en Venezuela en un reconocido problema de salud pública, tanto así, que en los años 2012 y 2013 se reportó un incremento en la morbilidad de 27%. En octubre del año 2013, fueron registrados 43.964 casos en comparación con 34.393 infecciones, reportadas en 2012 para el mismo periodo. El estado Aragua fue la segunda entidad federal con mayor incidencia a nivel nacional con 4.339 casos. Estas cifras continuaron incrementándose durante el año 2014; la población más vulnerable fue la de los niños con edades comprendidas entre 10 y 11 años.

Investigaciones previas han demostrado la presencia de factores ambientales y sociales asociados con el incremento de la incidencia del dengue. Entre ellos, pueden citarse las condiciones socioeconómicas, la vivienda, la falta o acceso limitado al agua para consumo humano, aumento en la producción y mal manejo de residuos sólidos. Adicionalmente, vale destacar la falta de integración de la comunidad a los programas sociales y de salud y, por último, la migración de personas infectadas con dengue.

 

Opinan las investigadoras

Las profesoras Milady Guevara e Iris Terán de UNIESAP UC, coordinadoras del proyecto “Estrategias de liderazgo municipal para el control de dengue y chikunguya en los municipios Francisco Linares Alcántara y Mario Briceño Iragorry del estado Aragua, Venezuela”; respectivamente, informaron “que dentro del proyecto está involucrado el Laboratorio de Ciencias Sociales (LACSO UCV), la Fundación Santa Fe de Bogotá y el Centro de Investigaciones para el Desarrollo  de Canadá (CDRI/IDRC), lo que le da un aval en las perspectivas, alcances y objetivos que nos hemos planteado”.

La profesora Milady Guevara reveló datos de importante valoración para la comunidad en general. “En el estado Aragua ocurrieron 140.155 casos de fiebre entre los meses de enero a octubre del 2014. La explicación a ese exceso inédito de casos febriles pudiera ser atribuida a la aparición de la epidemia de chikunguya que encuentra su mejor socio en las condiciones socioeconómicas, en vista de que el vector Aedes aegypti ha encontrado diferentes formas evolutivas en los recipientes para almacenar agua en las viviendas, que en sí mismos son los criaderos más comunes”.

“Es lamentable —continúa la profesora Guevara— pero no existe coordinación entre las diferentes áreas del sector salud para enlazar las interacciones complejas de la comunidad, entendidas como el manejo del ambiente, protección civil y difusión social con los servicios públicos, la municipalidad, educación y áreas de trabajo”.

Por su parte, la profesora Iris Terán enfocó su intervención en la significación y consecuencias de lo mencionado anteriormente. “Existe una incidencia de 3 a 4 hembras (Aedes aegypti) por persona, sobre todo en las horas de 5:00 a 9:00 de la mañana, y de 3:00 de la tarde a 7:00 de la noche, especialmente durante las épocas secas cuando normalmente la evaporación excede la precipitación. Esto garantiza la presencia de importantes poblaciones del vector todos los meses del año”.

Seguidamente, la profesora Terán esgrimió un poco acerca de las consecuencias. En tal sentido, afirmó que “existe dificultad para controlar el vector aedes aegypti con actividades tradicionales, no solamente por la limitación de recursos sino también por la gran extensión y heterogeneidad de las localidades, sectores, barrios y edificaciones que componen el espacio urbano donde se cría este vector. El apoyo intersectorial e interinstitucional debe ser fortalecido para el establecimiento de prioridades en las áreas urbanas dispuestas para el control vectorial”.

 

Factores de riesgo pueden ser modificados

Destacaron las docentes de la Universidad de Carabobo en el núcleo La Morita, que si se diseñan intersectorial y participativamente actividades integradas e integrales de saneamiento ambiental con cambios en el comportamiento humano y  se acompaña con procesos educativos, así como el establecimiento de instrumentos legales por parte de la municipalidad para un verdadero control integrado, donde todos los sectores estén involucrados, se puede alcanzar el deseado cambio actitudinal de forma activa y consciente que le de sostenibilidad, permitiendo a su vez lograr un verdadero impacto en la prevención de estas enfermedades.

 

El enfoque de Ecosalud

El enfoque de Ecosalud con el que se está desarrollando el proyecto es de carácter integral y transdisciplinario, que supera los límites del sector salud para centrarse en un análisis multidimensional de la problemática local que permite el diseño colectivo de intervenciones coordinadas de los múltiples actores, sectores e instituciones involucrados, para la gestión de los determinantes sociales y ecológicos. Su base conceptual está cimentada en los siguientes principios: pensamiento sistémico; la investigación transdisciplinaria; la participación social, que a su vez apuntala hacia la sustentabilidad de las acciones; la equidad social y de género y la gestión del conocimiento. Todo esto pasa por la conformación de un equipo de trabajo con la comunidad, incluyendo los decisores políticos para asegurar que las acciones intersectoriales y las intervenciones se traduzcan en elementos que fortalezcan el diseño de políticas públicas y favorezcan el desarrollo local con el propósito transformador de la investigación.

Este proyecto se origina de una convocatoria internacional realizada por la Fundación de Bogotá, en la cual resultaron aprobadas cuatro propuestas formuladas por dos municipios de Colombia (Soracá y Girardot) y dos municipios de Venezuela (Francisco Linares Alcántara y Mario Briceño Iragorry, conformando un macro proyecto binacional denominado Liderazgo Intersectorial Municipal para la Salud. Los estudios para Venezuela  apuntan a la formulación de estrategias que contribuyan a una mejor prevención del dengue y chikungunya mediante la comprensión de sus factores determinantes, desarrollando y evaluando una intervención en la gestión de los ecosistemas a nivel municipal centrada en la comunidad, y dirigida a reducir los criaderos de larvas del vector de Aedes con acciones intersectoriales y el fortalecimiento del liderazgo municipal. 

El equipo transdisciplinario está conformado por investigadores de instituciones universitarias, gubernamentales y ONG, quienes aportan su visión disciplinar desde la entomología, la epidemiología, ciencias sociales, comunicación social, ciencias ambientales, educación, sistemas de información geográfica, ciencias económicas, políticas y ciencias de la salud, compartidas a través de un diálogo de saberes con la perspectiva que se tiene desde los funcionarios públicos, de salud y los líderes y miembros de la comunidad.

Fecha: 30/NOV/2015