Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Este sábado 21 de noviembre

Estudiantes celebran su día exigiendo al Gobierno atención a las universidades

No pierden las esperanzas y siguen firmes en su convicción de elevar sus voces cada vez que sea necesario, por sus justos reclamos y en contra de los atropellos y abusos que afectan a la universidad venezolana

Beatriz Oliva

Tiempo Universitario
Se reafirma el legado de aquella generación que dejó marcada su rebeldía
Fotógrafo: Orlando Nader
 

Lo que es una fecha para celebrar los logros alcanzados por la lucha estudiantil, este 21 de noviembre, Día del Estudiante Universitario, se convierte en un escenario para exigir al Gobierno Nacional, que tome en cuenta sus peticiones: un presupuesto justo para las casas de estudios del país, mejoras en infraestructuras, transporte, comedor, reivindicaciones y un salario digno para toda la comunidad universitaria.

Gracias a la lucha estudiantil de 1957, se conquistaron grandes espacios con el logro de importantes reivindicaciones. 58 años después, los jóvenes ratificaron su compromiso de seguir batallando contra la inclemencia de un proyecto que asfixia a la universidad venezolana.

Iván Uzcátegui, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad de Carabobo, analizó la crisis que enfrentan actualmente las universidades autónomas, asegurando que depende únicamente del Gobierno Nacional, por ser indiferente ante la palabra de los jóvenes y por tener engavetados cientos de oficios relacionados con el presupuesto, la infraestructura, el transporte, reivindicaciones estudiantiles, comedor y demás necesidades que se registran en las casas de estudios.

“El Gobierno tiene las soluciones en sus manos, pero ha preferido asfixiar a las universidades, perseguir y humillar a su comunidad y poner miles de trabas para el desarrollo de la academia. Los estudiantes continuamos siendo actores fundamentales de esta batalla decisiva que se vive en la actualidad”, manifestó.

Cada 21 de noviembre los estudiantes universitarios no solo conmemoran una fecha histórica, sino que también reafirman el legado de aquella generación que dejó marcada su rebeldía como característica natural en los estudiantes de la educación superior, convirtiéndose en adversarios con causa de cada gobierno que ha presidido Venezuela, sin excepción, recordó Uzcátegui.

Después de esta histórica lucha, el movimiento estudiantil organizado ha forjado intensas batallas dentro y fuera del campus universitario, que van desde la exigencia por las justas reivindicaciones para la formación académica hasta los constantes reclamos que desde el seno de las universidades se han elevado a instancias nacionales, con el propósito de aportar soluciones que mejoren la calidad de vida de todos los venezolanos, exclamó

Los estudiantes aseguran que no perderán las esperanzas y seguirán firmes en su convicción de elevar sus voces cada vez que sea necesario, por sus justos reclamos y en contra de los atropellos y abusos que afectan a la universidad venezolana.

Karina Rodríguez, estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, solo espera que el Ministerio de Educación Universitaria Ciencia y Tecnología, otorgue los recursos necesarios para desarrollar la academia en condiciones mínimas, y así contribuir a la prosecución de la carrera universitaria de los estudiantes. “No queremos que nos vean como enemigos, sino como esa generación que se quiere formar y que es el futuro del país”.

Para Jorge Rauseo, estudiante de la Facultad de Ingeniería, no hay nada que celebrar, pero sí que atender, pues la universidad venezolana enfrenta innumerables problemas que perjudican a millones de estudiantes en su desenvolvimiento académico. “Igual seguimos aquí luchando por nuestra alma mater, por la academia y por nuestro futuro”.

El 21 de noviembre se recuerda aquella época de la historia, protagonizada por estudiantes en 1957, que se unieron en una manifestación llena de riesgos, pero fundados en espíritu libertario y democrático. Su convicción fue punta de lanza para provocar el estallido de una huelga nacional, que desencadenó en el derrocamiento de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958.

Universidades como la Católica Andrés Bello y la Universidad Central de Venezuela fueron escenarios principales para el desarrollo de aquella huelga que se levantó en contra de un sistema autoritario y represivo. A cuenta y riesgo, los estudiantes se impusieron para denunciar a una dictadura que no permitía publicaciones en los diarios, debates en el Congreso ni en la Comisión de Derechos Humanos.

En virtud de estos acontecimientos, el 21 de noviembre se consagró como Día del Estudiante por la gesta cumplida en las universidades, mediante Decreto de la Junta de Gobierno de la República de Venezuela Nº 436 - Oficial Nº 25.818 de ese viernes de 1958.

La FCU-UC felicita a todos los estudiantes en su día, quienes han arriesgado sus vidas, su libertad e integridad por vencer las sombras que opaquen a la universidad venezolana, reafirmando el compromiso en la defensa de los valores de la igualdad, del respeto y de la reconciliación nacional, tan necesaria en estos momentos de crisis por la cual atraviesan los universitarios y la nación.

 

Fecha: 20/NOV/2015