Tiempo Universitario

| NOTICIAS

En el Teatro Municipal de Valencia

José Napoleón Oropeza homenajeado por su incorporación a la Academia Venezolana de la Lengua

El acto fue organizado por la Fundación para la Cultura de Valencia, la Universidad de Carabobo e Ipapedi

Antonella Fischietto M.

Tiempo Universitario

Fotógrafo: Gema Durán
 

En un homenaje que le hicieron la Fundación para la Cultura de Valencia, la Universidad de Carabobo y el Instituto de Previsión y Asistencia del Personal Docente y de Investigación de la UC (Ipapedi), el escritor José Napoleón Oropeza convocó a asumir la defensa de las puertas que dan acceso a la ciudad, entre éstas se encuentran la universidad y el ateneo.

El acto, efectuado en el Foyer del Teatro Municipal de Valencia, fue considerado por Oropeza —quien es doctor honoris causa de la Universidad de Carabobo—, como un reencuentro, en el que el ex rector de esta casa de estudios y presidente del Ateneo de Valencia, Elis Mercado, presentó una semblanza del escritor barinés, al que considera valenciano.

El homenaje se efectuó con motivo de su selección como individuo de número de la Academia Venezolana de la Lengua, el pasado 07 de octubre.

Además del homenajeado y el profesor Mercado, el presídium estuvo conformado por Edgar Núñez, presidente de la Fundación para la Cultura de Valencia. Entre los asistentes al acto, se encontraban además la ex rectora de la UC, María Luisa Aguilar de Maldonado; Rosa María Tovar, directora de Medios y Publicaciones de la UC; Subdelia Páez de Sevilla, presidenta de la Sociedad Amigos de Valencia; y un nutrido grupo de amigos del escritor.

El autor de la obra Las puertas ocultas, con la cual quedó como finalista en el concurso literario Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, convocó a los presentes y a los voluntarios a emprender una cruzada por recuperar lo que históricamente y por tradición han sido puertas para entrar a Valencia.

El nombre de puertas —en un sentido simbólico—, se lo mencionaba quien consideró su mentor, don Alfonso Marín, segundo cronista de Valencia (ya fallecido), cuando el hoy homenajeado era un estudiante universitario venido de tierras llaneras.

Marín, según recordó Oropeza, le decía que a esta ciudad se entraba por cualquiera de sus tres puertas: la Universidad de Carabobo, el Ateneo de Valencia y el diario El Carabobeño.

 

 

 

 

Fecha: 12/NOV/2015