Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Una historia de ficción en la vida real

Cercas: Todos tenemos algo de "El impostor"

El español presentó su último libro en la Filuc 2015, durante una amena conversación con el periodista venezolano Sergio Dahbar.

Carlos Eduardo Figueroa

Tiempo Universitario
Cercas considera que en la actualidad vivimos una ¿inflación de la memoria¿
Fotógrafo: Gema Durán
 

“Todos tenemos algo de Enric Marco”, aseguró el escritor Javier Cercas, al referirse al protagonista de su última novela llamada “El impostor". Contó la historia de un hombre que se atrevió a engañar a toda la sociedad española y mundial, con una especie de historia de ficción en la vida real, en la cual se hacía pasar por una víctima de los nazi, y de haber estado en un campo de concentración alemán de Mathausen, llegando incluso a presidir la institución que recuerda la memoria histórica de las víctimas de dicho campo.

Con esto Cercas se refiere a que todos los seres humanos imaginan y sueñan cosas, más allá de lo que en realidad viven a diario, pero que a diferencia del protagonista de esta historia, no ponen en práctica ninguno de esos pensamientos, menos utilizando mentiras para lograr los fines propuestos.

"Yo puedo soñar muchas de estas cosas, imaginar que soy esto o aquello, pero eso yo lo dreno de alguna manera escribiendo, contando una historia, pero Marco al igual que Alonso Quijano se convirtió en Don Quijote, puso en práctica todo aquello que imaginaba y que tenía guardado en su mente", dijo el autor al momento de presentar su más reciente libro, en una amena conversación con el periodista venezolano Sergio Dahbar, en el salón Juan Liscano de la Filuc 2015, la cual se celebra hasta el 18 de octubre en Metrópolis Valencia.

En su opinión, la coartada de Marco funcionó a la perfección y logró engañar no solo a la sociedad española, sino mundial, por el hecho de contar una historia que era la que toda la sociedad quería escuchar, edulcorada, sentimental, digerible y amable, del pasado atroz que representaron los campos de concentración en la Alemania nazi, durante la Segunda Guerra Mundial.

“Vivimos una época de inflación de la memoria, en todas partes. La memoria es fundamental para todo, sin ella no hay identidad, no somos nada, pero hay una inflación de memoria, al punto de que ha ocupado el lugar de la historia. Eso es muy peligroso. Este hombre logró todo eso por lo que yo llamo el chantaje del testigo, porque se supone que el testigo tiene toda la verdad y se convierte en intocable. Y eso es falso, porque la memoria es frágil, porque el testigo puede equivocarse, su testimonio debe ser contrastado con otros testimonios, con documentos”, afirmó de manera tajante el escritor.

En 2005 toda la mentira de Marco quedó al descubierto, gracias al trabajo de un humilde investigador que demostró que la versión dada por la supuesta víctima, no era real.

El autor reveló que decidió escribir sobre esta historia, debido a que la noticia lo impactó. “Esta era una noticia brutal, que a mí me afectó, como en realidad afectó a todo el mundo. Por algún motivo, yo creo que yo no funciono de manera racional. Hay cosas que me interpelan y me afectan, entonces yo sé que cuando algo me interpela y me afecta, ahí hay algo, hay un libro o puede haber un libro”.

Fecha: 13/OCT/2015