Tiempo Universitario

| NOTICIAS

Primer foro planteó los ¿Desafíos del Libro¿

Cercas: "Los escritores en español trabajamos en una tradición mutilada"

Participaron también, Mauricio Montiel Figueras, Miguel Gomes y Ednodio Quintero

Carlos Eduardo Figueroa / Beatríz Oliva

Tiempo Universitario
Cercas dijo haber tenido el privilegio de leer desde muy temprano a diferentes autores latinoamericanos
Fotógrafo: Gema Durán
 

Para el español Javier Cercas, uno de los principales desafíos que presenta el mundo del libro, no solo en la actualidad, sino desde hace mucho tiempo, tiene que ver con la especie de mutilación o divorcio, que asegura existe entre la producción literaria de lengua española.

"A pesar de tener una tradición tan rica, los escritores en español trabajamos con una tradición mutilada, porque la industria en español está completamente atomizada”, manifestó el autor; quien aseguró que "hay un problema, porque la literatura chilena vive divorciada de la literatura argentina, la peruana de la mexicana. Muy pocos o ninguno de los escritores de habla española, tienen una gran difusión de sus obras fuera de sus propios países”.

Cercas dijo sentirse privilegiado, por haber comenzado a leer desde muy joven, libros de diferentes autores latinoamericanos, lo que a su juicio contribuyó con su enriquecimiento.

Tales reflexiones fueron realizadas en el marco de la realización del foro “Desafíos del Libro”, celebrado en el salón Inca Garcilaso de la Vega, durante la primera jornada de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo, en el centro comercial Metrópolis.

Este encuentro, que abrió una serie de ocho foros que se desarrollarán durante la programación, también participó Ednodio Quintero, Mauricio Montiel Figueras y Miguel Gomes.

Quintero coincidió con las apreciaciones de Cercas, y recordó que esta había sido una situación histórica. “Pero lamentablemente un grupo de escritores como nosotros, no tenemos en la solución a un problema como ese”.

El escritor venezolano, pregonero de la feria, aseguró que en gran parte, lo que es hoy en día en el mundo de la literatura, se lo debe a su padrino, quien a la edad de los 15 años puso a su disposición una biblioteca de más de 2 mil libros, con los cuales asegura haber alcanzado un bagaje importante.

Recordó que el libro “nos ha acompañado a lo largo de seis siglos, pero eso no significa que deba hacerlo por 600 años más, de manera impresa, como se hace tradicionalmente, que aunque siempre existe resistencia al cambio, hay que adaptarse a los nuevos tiempos, debido a que las tecnologías han creado una nueva noción de espacio-tiempo, que debe ser aprovechado por los escritores”.

Por su parte, el mexicano Montiel Figueras, destacó en consonancia con lo dicho por Abelardo Sánchez León en la “Gala Inaugural”, que "ahora más que nunca los que nos dedicamos a hacer libros, nos enfrentamos a muchas cosas: la televisión, las teleseries y el internet, a los cuales yo añadiría otro enemigo de los escritores, que es la gente que no quiere leer, que no le da la gana leer".

A su juicio, esto no representa un punto negativo, más bien considera que son nuevas oportunidades que se presentan de hacer narrativa o de contar historias desde otras plataformas. Cree que estos nuevos espacios que permiten la tecnología y la evolución, deben ser aprovechados para promocionar la lectura y derivar en la ganancia de nuevos lectores.

“Uno como escritor y como narrador, se ve frente a muchos desafíos. La literatura en papel, apuesta casi siempre por la continuación, por la articulación de realidades; no como la internet, que por sus propias características es un poco más disperso, pero igual es una herramienta bien importante que no podemos desaprovechar", dijo por su parte el venezolano radicado en los Estados Unidos, Miguel Gomes.

Los escritores coincidieron, en que con una buena utilización de las tecnologías y la innovación, se puede influir en el acercamiento de un número importante de personas a la lectura.

 

Cercas: El libro impreso tardará en desaparecer

El libro impreso es un gran invento que tardará muchísimos años en desaparecer. En caso de que esto llegara a pasar, no cambiará nada porque es lo mismo leer un gran libro en formato electrónico o en papel porque no desaparecerá la literatura.

Así lo señaló el escritor español Javier Cercas, en la 16° edición de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo, al asegurar que un libro es igual en cualquier formato.   

Cercas, quien soñó desde adolescente con ser escritor y que lo veía como algo raro y hasta imposible, considera que los desafíos del  libro son los mismos de siempre: que sea lo mejor posible.  

Acostumbrado a leer libros de papel, el escritor español no tendría problema de acostumbrarse a la lectura virtual, pero en el momento que este llegue a desaparecer.

Durante un conversatorio con Carlos Sandoval, desarrollado en el salón Juan Liscano, Cercas dio a conocer un poco de sus libros, por qué se fija en determinadas cosas, por qué elige algunos temas y las cosas que le atraen, le interesan y le intrigan.

El también traductor y periodista, considera que los escritores y las personas en general, deben ser fieles a esas cosas que le intrigan, le interpelan y le apasionan para seleccionar lo que van a escribir.  

Los pasillos abarrotados, las concurridas visitas, las emociones y el sentimiento que genera en las personas el complejo ferial, le pareció un momento mágico y maravilloso a Cercas.

“Todo lo que contribuya para que las personas disfruten del placer de la literatura me parece perfecto. Lo importante hay que apoyarlo y por eso estoy aquí para dar una mano”. 

Fecha: 11/OCT/2015