Lanzan tres cohetes Sonda ULA-2 en Cojedes

Venezuela se
abre al espacio


María Albornoz Méndez / Fotos: Lander Altuve- Cortesía Prensa ULA

Este proyecto comenzó en 2005 y ha sido desarrollado por investigadores de la Universidad de Los Andes y del CIDAE-AMB (Base Sucre)

 

El lanzamiento del cohete Bicentenario o cohete ULA-2 está previsto para el venidero mes de noviembre luego de ser superadas con éxito las pruebas de estática y aerodinámica de esta sonda incluida en el proyecto que cuenta con aval del vicerrector administrativo, Prof. Manuel Aranguren y financiamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología en Industrias Intermedias, hoy fortalecido con el apoyo  de la Presidencia de la República a través de la Aviación Militar Bolivariana.

Por tal motivo está en consideración la posibilidad de crear un Laboratorio de Cohetería en Venezuela para impulsar los estudios espaciales y con miras a la colocación de nano satélites, según el acuerdo anunciado por Tte.Cnel. Julio César Barreto, jefe del Centro de Investigaciones y Desarrollo de Aeroespacial (Cidae) de la AMB y el director del proyecto Sondas ULA-2, profesor Vicente Marcano.

Dentro de los avances alcanzados en esta iniciativa se realizó de manera exitosa la estática del tubo motor del cohete ULA-2, tipo supersónico, en la Base Aérea Mariscal Sucre de Maracay durante el emblemático 5 de julio pasado, desde donde la Sonda Serie ULA-2 surcó la independencia tecnológica.

En la prueba participaron varios investigadores del Centro de Estudios Espaciales de la Universidad de Los Andes dirigidos por el profesor Vicente Marcano, y un equipo técnico de expertos en cohetes del Centro de Investigaciones y Desarrollo Aeroespacial de la Aviación Militar Bolivariana, CIDAE-AMB, comandado por el teniente coronel Julio César Barreto.

-Superada esta prueba, se avanza en los preparativos para la prueba dinámica o el lanzamiento del cohete a un corto plazo, posiblemente en noviembre próximo, dijo el profesor Vicente Marcano, coordinador del Proyecto Universitario Cohete Sonda ULA.

En la próxima prueba de rendimiento aerodinámico y de propulsión medirán el techo de altura necesario para decidir si modifican las características del mismo a objeto de poder alcanzar los 200 o 250 kilómetros mínimos de órbita baja con miras a la colocación de un nano-satélite y con el apoyo  técnico y logístico del CIDAE-AMB, señaló el profesor Marcano.

El lanzamiento de los tres cohetes ULA 2 cierra la Feria de Tecnología e Innovación del MCTI, evento que del 21 al 25 de noviembre se llevará a cabo en el Centro de Adiestramiento “General en Jefe José Laurencio Silva”, ubicado en El Pao, estado Cojedes.

Independencia Tecnológica

Por su parte el jefe del Centro de Investigación y Desarrollo Aeroespacial, CIDAE, de la Aviación Militar Bolivariana, teniente coronel Julio César Barreto, agradeció el apoyo del Presidente de la República y del Comandante General de la AMB,  y destacó que el éxito de esta prueba conduce a realizar, próximamente, el lanzamiento de estos cohetes y construir, a mediano plazo, cohetes para el posicionamiento de satélites de baja órbita y esto se hará con tecnología y mano de obra venezolana. 
  
Las medidas de seguridad para esta prueba se cumplieron tal como se acordaron y según los estándares internacionales para las pruebas de motores en estática, porque siempre hay cierto riesgo, pero todo salió satisfactoriamente pues se cumplieron las reglas establecidas, dijo el teniente coronel Barreto.


Con sello de Venezuela

Antonella Fischietto M.

El ingeniero Leonardo La Cruz, investigador académico adscrito al CIAE- ULA, dijo que el primer paso que realizaron para la construcción del cohete ULA-2 fue trabajar en el diseño, primero acordaron la altura que querían alcanzar y luego estimaron el empuje necesario para alcanzar esa meta.

Ese empuje fue traducido en una presión interna en la cámara de combustión del motor-cohete. Este valor de presión ha sido responsabilidad del ingeniero La Cruz, mediante cálculos del espesor de la pared para la cámara de combustión del motor, tomando el factor de seguridad, con el propósito de que no se produzca una falla estructural del motor-cohete.

Posteriormente hicieron las roscas donde van las toberas y las tapas, finalmente dieron la configuración a las alas y se soldó a la pared del motor. El Banco de Prueba también fue construido en la ULA, con material hecho en Venezuela.

El combustible para el motor-cohete utilizado fue de 4.5 kilos de nitrato de potasio con mas carburante. Las herramientas para la elaboración de este combustible igualmente fueron elaboradas en la ULA.

El detonador consistió en un pirógeno de 1.5 cm de diámetro y 10 cm de largo, (KNO3, sorbitol y pólvora negra, 70:20:10), accionado eléctricamente utilizando un autotransformador, a ~ 14 voltios, a través de un cable  (No. 10) de 100 m. de largo. El sistema fue accionado utilizando AC a partir de una planta eléctrica.

Sin riesgo de contaminación

Este combustible que es utilizado en los cohetes Sonda-Serie ULA, tiene características interesantes, pues además de haberse preparado en el laboratorio  controlando las condiciones de humedad y del tamaño de partículas, contó con las condiciones adecuadas para impulsar  el motor-cohete, afirmo el profesor de la Facultad de Ciencias,  Carlos La Rosa, investigador asesor del proyecto.

Agregó que el impacto ambiental es mínimo porque produce especies químicas que se generan en cualquier tormenta eléctrica; tampoco hay efecto contaminante significativo en las aguas o en los suelos.  

Primeras mediciones científicas

La ingeniera María Alejandra Parco, investigadora académica también del CIAE-ULA, manifestó que, superada esta prueba, podrá realizarse el lanzamiento del Cohete Bicentenario. El motor-cohete llevará la misma cantidad de combustible que en la prueba pero esta vez sí tendrá una carga útil, que contendrá sensores de presión, de vapor de agua y de temperatura.

“Estas mediciones se harán en el momento de descenso cuando se desplaza más lentamente y permite, a través de un altímetro y de un radar colocado en tierra, para realizar la medición de altura a tiempo real. Estos datos serán obtenidos, por primera vez, en Venezuela pues los datos que se tienen hasta ahora son provenientes de Japón.

Antecedentes del proyecto

En el año 2005 se creó la Comisión Rectoral para el Programa de Ciencias Espaciales de la ULA en la gestión del  exrector Léster Rodríguez, sin embargo, y aunque el trabajo haya continuado por parte de los científicos del Centro de Investigaciones Espaciales de la ULA, el cual a pesar del tiempo transcurrido y de los productos reales , que contenía, además del diseño de cohetes-sonda serie ULA-1 y ULA-2, la creación de la licenciatura en Ciencias Espaciales y de un postgrado en la misma área, aún su aprobación no ha sido sancionada por el Consejo Universitario.

Este proyecto coloca a  la Universidad de Los Andes como la primera universidad venezolana en tomar la iniciativa para el desarrollo de cohetes sondas totalmente diseñados y construidos en el país por un equipo de investigadores de varias facultades de esta casa de estudios quienes han venido trabajando incansablemente en el diseño de cohetes propulsados por combustible sólido con aplicaciones científicas, en aspectos fundamentales tales como salud, calidad ambiental, telecomunicaciones, seguridad y defensa. El adelanto en la tecnología de los cohetes sonda ubica a Venezuela en una posición competitiva frente a los países de Latinoamérica y el mundo.