Ascander Contreras Uzcátegui
Reflexiones sobre la gobernabilidad de venezuela al final del siglo xx.

Producto de una aproximación metodológica en el área de Análisis de Microsistemas, se presenta en un lenguaje sencillo, coloquial, con referencias tal vez de cosas y hechos comunes pero que integran una narrativa descriptiva crítica vivencial del acontecer político social acaecido en los últimos lustros de el siglo XX en Venezuela, los cuales son de fácil corroboración y aserto por quienes los hayamos transcurrido, o por el investigador que se adelante e inserte en las abundantes fuentes documentales oficiales y privadas, periodísticas y literarias para su constatación.
Contenido: Desarrollo de macro variables; Aproximación y síntesis para un programa conjunto de propuestas básicas; La reforma del Estado.


Giovanni Bianco Accardi
El comportamiento del concreto pretensado:

fundamentos teóricos, materiales y técnicas.
CODECIH, 1995.
Está dirigido a los docentes de la materia, a los profesionales de la ingeniería, a estudiantes de ingeniería civil e institutos politécnicos y universitarios, y a los arquitectos y técnicos superiores que posean conocimientos de prefabricación. Es el mismo lector el que pondrá el limite de lectura a cada uno de los capítulos, generalmente extensos y tratados desde lo básico hasta cubrir aspectos más específicos.
Contenido: Notación, unidades y definiciones; Métodos de cálculo y seguridad; El estado natural; Introducción al comportamiento del concreto pretensado y comparación con el concreto armado; El concreto; El acero; Los conductos, la lechada y la inyección. Los accesorios; Los sistemas de anclaje y la puesta en tracción de la armadura; Los materiales en la pieza. La temperatura y la evaluación de resistencia en la estructura. Reglas particulares y disposiciones relativas a elementos estructurales más comunes; La transmisión de la fuerza de pretensado. La zona del cabezal. La incidencia del apoyo en la zona del cabezal; Las pérdidas en el pretensado; La flexo-comprensión como equivalente al pretensado. El pretensado como coacción artificial. Aplicaciones del estado de coacción.


“Tuvo la decisión suficiente para ser artista, profesor, maestro, leal a su región y hacer un aporte a la forma en que se configura esa expresión del arte moderno venezolano”.

Prof. Gabino Matos Áñez


Braulio Salazar es una auténtica
“lección de sinceridad”


Leandro Rodríguez

 


El maestro de la plástica carabobeña, Braulio Salazar, es uno de los artistas venezolanos a quien se le ha escrito algo, pero la cultura venezolana aún está en deuda con este insigne pintor.
Así lo expresó el profesor Gabino Matos Áñez, integrante del personal académico de las Universidades Católica Andrés Bello, Pedagógica Experimental Libertador y Católica Cecilio Acosta, al dictar la conferencia “Braulio Salazar y su Tiempo”, que tuvo lugar en la Galería Universitaria de la UC que lleva el nombre de este insigne pintor valenciano.
Gabino Matos, asesor de la Fundación Museos Nacionales en el área de Educación, acotó que “Don Braulio es un artista que tuvo vocación de primeridad, es decir, fue primero en muchas cosas. El fue el primero que empezó a idear una metodología para la enseñanza del arte, que consistía en observar, procesar la información y después reproducirla”.
- En segundo lugar, el fue el único que se atrevió a hacer una representación dentro del siglo XX de la temática social, interpretada y no descrita simplemente como una cosa anecdótica sino más bien ubicada en un contexto.

Taller Libre de Arte

El profesor Matos Áñez, sostuvo que “Braulio Salazar fue el primero que en aquella circunstancia de dictadura, con una provincia completamente desatendida, donde al arte no se le daba ninguna importancia sino a los intereses políticos, crea el Taller Libre de Arte, que unos dos ó tres años después, se convierte en la Escuela de Artes Plásticas “Arturo Michelena” de Valencia”.
- Fue un artista que a pesar de no tener estudios académicos, no hizo de eso una debilidad sino más bien una fortaleza. Y en ese sentido afirmó tajantemente, “Yo voy a aprender, aprender” y generó una suerte para aquel tiempo del proceso que llamaríamos de alto aprendizaje, apoyándose directamente de la naturaleza.
Es por ello que señaló que “una de las primordiales características de Braulio Salazar, es que ha sido un buen observador, vislumbra que detalles, figuras, formas, etc, forman parte de la naturaleza para reinterpretarla, reconsiderarla y llevarla a la realidad”.
Algo muy importante, continuó expresando Gabino Matos, es que como no tuvo un aprendizaje formal para estudiar los académicos, él se valió del estudio de las obras de doctos como Arturo Michelena, Arístides Rojas, Martín Tovar y Tovar, que estaban y todavía están en Valencia en los plafones del teatro y alguna colección privada, aprendió viendo no el proceso sino el producto que tenían estas obras.

No quería un arte fácil

“Él siempre decía como norma, “Yo quiero y tengo en mente hacer algo que sea difícil”, él estaba clarísimo que no quería hacer un arte fácil, repetitivo, entonces él se paseo por todas y cada una de las tendencias”.
- Cuando se dice que Braulio Salazar es un artista que fue realmente valiente, es porque no le tuvo miedo a la provincia, a pesar de que no habían condiciones culturales, académicas. Se quedo en Valencia y desde aquí estableció nexos con la capital del país, poniéndose en contacto con la moda, lo más actual que para ese entonces era la Escuela de Caracas y el Círculo de Bellas Artes. Y los pintores de esa época.
“Otra de las cosas que dice Don Braulio es, “Yo no le tengo miedo a la no formación académica, es decir, no recibí un adiestramiento formal pero partiré de allí para inferir y sacar de mi propia observación, ejercicios y posibilidades, para hacer una propia obra de arte que no sea servilista, copista, sino que yo voy a producir la fase del trabajo”.
- Así mismo, no le tuvo miedo a no anclarse a las grandes tendencias que predominaban en el arte. Por ejemplo, en su tiempo prevalecía el cubismo, algo del expresionismo, y él tomó eso no para copiarlo sino para adaptarlo, esas medidas, rasgos, líneas, formas, le sirven para expresar la parte de su trabajo. Braulio estaba muy conciente de que quería ser fiel a su visión, a los que quería hacer y desarrollar.


No tuvo miedo

“Además, no le tuvo miedo a las limitaciones de la provincia, a no ser incluido en la lista de los artistas notables de ese tiempo, a no ser considerado dentro de las tendencias estilísticas predominantes en su época, tampoco a enseñar a aprender el arte”.
- De alguna manera, ahí esta la gracia, él no recibió enseñanza pero tuvo ese gusanillo para decir cómo hacer y para que otros aprendan el arte. El constituye, si al caso vamos, una de las figuras pioneras de tener una metodología, una forma de enseñar el arte, que no fue copiado de nadie.
“Braulio Salazar no imitó a ningún maestro del arte de la plástica porque no llegó a tenerlo, entonces él empezó en ese proceso a sacar de sí mismo, de su propia mentalidad, de su propia forma, esa parte que tiene que ver con su trabajo”.
- De modo, cuando nosotros vemos la obra de Braulio Salazar, podemos indicar que nos permite observar un elenco de mucho tratamiento matérico, centrado en la materia, vemos algunas expresiones abstractas, anecdóticas, otras figurativas y él se paseo por ellas.
Braulio manifestaba que quería ser fiel a tres cosas, a sí mismo, a lo que quería pintar y desarrollar, porque tenía el deber de ser leal a él. En segundo lugar fue inseparable a su entorno, a su paisaje, al Cabriales, a su Valencia, a su gente y eso es lo que utilizó. Le pone, le quita, más figuras, más detalles, pero de alguna manera el paisaje, la protección del mismo que conoció desde niño se ve en toda su obra.
“Otro de los puntos importantes que podemos ver de él, es el relacionado con el paisaje y la forma, donde señala que tiene la oportunidad de viajar a México, estar en Francia solamente para ver y confrontar, pero no busca información, ni copiarse sino que escruta la forma de adoptarlo, reinventarlo a su caso específico”.
- Uno de sus aportes fue la creación de la Escuela de Artes Plásticas. Salazar estaba muy consciente de las cosas que quería hacer, de su lealtad a sí mismo, a su entorno de lo que pensaba hacer.

Una lección de sinceridad

“Braulio Salazar es una autentica lección de sinceridad, con su acción de vida, con lo que quiso hacer y representar. Por eso señaló, que al ver la lista de los artistas venezolanos que se iban a Caracas, probablemente nos encontremos con muchos en la historia del arte venezolano de los años 40,50, 60, que posiblemente lo nombren o no, pero esto no le quita lo que hizo desde aquí”.

El Prof. Gabino Matos Áñez, al dictar su conferencia “Braulio Salazar y su Tiempo”. (Foto: Douglas Chirino)


- Quién puede borrar en Venezuela y especialmente en Valencia el aporte dado al arte de la modernidad por Braulio Salazar, quien no tuvo recursos y posibilidades, sino simplemente el deseo de querer hacer.
“Braulio Salazar tuvo la decisión suficiente para ser artista, profesor, maestro y ante todo, leal a la parte de su región y hacer un aporte a la forma en que se configura esa expresión del arte moderno venezolano”; concluyó Gabino Matos Áñez.