De manos del presidente de México Vicente Fox
Montejo: “ ¿qué idea nos hacemos del poeta en los actuales días, cuál misión tiene básicamente encomendada?”.
Eugenio Montejo recibió
Premio Internacional
de Poesía y Ensayo “Octavio Paz”

Rafael Simón Hurtado/Foto José Antonio Rosales


La Universidad de Carabobo le concederá el Doctorado Honoris Causa, el 29 de septiembre de 2005

El poeta venezolano Eugenio Montejo, una de las voces más  fértiles del quehacer literario venezolano de los últimos tiempos , recibió, el pasado 1 de agosto, de manos del presidente mexicano Vicente Fox Quesada, el Premio Internacional de Poesía y Ensayo “Octavio Paz”, 2004, que otorga la Asociación de Amigos de Octavio Paz.

Montejo, quien es autor de los poemarios Alfabeto del mundo, Terredad, Muerte y memoria y Algunas palabras, aseveró en este acto que el camino para llegar a lo que es hoy, “no ha sido corto, ni sencillo”.

“En verdad no podía serlo porque se trata del camino de una vida, cuyo rasgo más determinante, si alguno ha tenido, es haberse destinado a servir a la poesía, los primeros pasos quizá dejaron entre sus huellas la vida del taller blanco, primera aula frecuentada en mi aprendizaje de la poesía”, expresó.

Montejo, nacido en Caracas en 1938, también habló sobre la lengua, sobre el alfabeto del mundo, sobre la poesía y acerca de las relaciones que ha tenido México con Venezuela, a través del arte y la cultura.

Destacó que Octavio Paz, Nóbel de Literatura 1990, dejó una gran obra a México, a Latinoamérica y al mundo.

“Ese poeta de la renovación lírica de su lengua, el perspicaz y penetrante ensayista, fue también el pensador de la polis, el mismo que desafió denuestos e incomprensiones al reafirmar su lucha contra el dogmatismo fanático”, alegó.

“¿No fue acaso Paz, quien con mayor ahínco invocó de nuestro Continente la necesidad de la puntualización crítica frente a las obcecaciones ideológicas? Cabe preguntarse ¿qué idea nos hacemos del poeta en los actuales días, cuál misión tiene básicamente encomendada?”, reiteró Montejo.

Marie José Paz, viuda del poeta y presidenta de la Asociación de Amigos de “Octavio Paz”, certificó que el pensamiento del Nóbel está más actual que nunca, y reiteró su disposición a crear el Centro de Estudios “Octavio Paz”, de Investigación y Documentación, para divulgar y salvaguardar su legado.

Eugenio Montejo recibe de manos del presidente mexicano Vicente Fox Quesada, el Premio Internacional de Poesía y Ensayo “Octavio Paz”, 2004.

El ganador del premio, que han recibido otros intelectuales, como el chileno Gonzalo Rojas, el brasileño Haroldo de Campo, la peruana Blanca Varela, el español-mexicano Tomás Segovia, quien recientemente fue galardonado con el XV Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe “Juan Rulfo”; el español Juan Goytisolo y el mexicano José Emilio Pacheco, fue designado por unanimidad, por un jurado integrado por 31 poetas latinoamericanos. En la ceremonia de entrega del premio, dotado con 100 mil dólares, Antonio del Toro, en nombre del jurado, dijo que Montejo “es un reformador del lenguaje y las costumbres, un tipógrafo aficionado a las vocales y a la lluvia. Montejo sabe que paradójicamente, para descender al interior de uno mismo hay que apartarse del yo, inventar un personaje”.

Dijo que lo que comunica a Montejo con Octavio Paz es su amor por la poesía del poeta portugués Fernando Pessoa; habló también de la terredad, ese término inventado por el poeta venezolano que hace énfasis en la materia, en el agua, en el tiempo y en el aire.

“La poesía de Montejo nos dice de una manera más delicada lo que nos dice brutalmente un aforismo de Machado: todo necio confunde valor y precio; la Terredad de Montejo no es materialista, comprende la materia, pone el énfasis en la llama, el canto, la luz, el tiempo, pero sobre todo cree que lo nuestro es la nada de donde todo se suspende”, confirmó Del Toro.

Luego de concederle al poeta Eugenio Montejo el galardón, por su trayectoria como escritor y por la trascendencia de su obra en la literatura de América Latina, el jefe del Estado mexicano aseguró que “la poesía es un canto y una forma suprema del diálogo, y, en particular, cuando se reconoce a un gran poeta con un premio que lleva el nombre de una de las figuras centrales del siglo XX en México”.

“Le rendimos homenaje de una de las maneras en que él quiso ser recordado, entregando el Premio Internacional de Ensayo y Poesía que lleva su nombre a uno de los autores que, sin duda, él mismo hubiese elegido, el poeta venezolano Eugenio Montejo.
Don Eugenio: Sea usted bienvenido a México, dijo emocionado el presidente mexicano, un México que ha comenzado a ser como Octavio Paz soñó”.

“Nuestro Premio Nóbel de Literatura fue un hombre de muchas facetas, poeta y ensayista, fundó revistas imprescindibles para la cultura en México, fue también diplomático y ensayista político, atisbó en la historia para interpretar los secretos de nuestra identidad y de ese modo revelarnos las facetas de nuestro rostro”, aseguró el presidente Fox.

Además, ante la comunidad intelectual del país y de Latinoamérica, el presidente Fox sostuvo que “la misión de artistas e intelectuales es llevar el ejercicio de la inteligencia y el cultivo de la sensibilidad a su más alto nivel, en beneficio del desarrollo colectivo”.

Eugenio Montejo, en compañía de Sarí Bermúdez, muestra el galardón.

En ese sentido, destacó la obra del ganador del Premio Internacional de Poesía y Ensayo “Octavio Paz”, 2004, el poeta venezolano Eugenio Montejo, quien se suma a los demás ganadores del galardón.

“Todos, afirmó Fox, han defendido la libertad artística y la democracia, han luchado desde su trinchera contra la injusticia y la desigualdad, y así han honrado la memoria de Octavio Paz, quien siempre puso por delante su amor por México”.

El evento tuvo lugar en la Biblioteca de México “José Vasconcelos”, y fue presidido por el primer mandatario mexicano, quien estuvo acompañado por Sarí Bermúdez, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; Antonio Del Toro, presidente del jurado; Eduardo Lizalde, director de la Biblioteca de México; Eugenio Montejo, ganador del premio, y Marie José Paz, viuda del poeta y presidenta de la Asociación de Amigos de Octavio Paz.

Entre los invitados se hallaban el arquitecto Teodoro González de León, los escritores Enrique Krauze, Juan Villoro y Emanuel Carballo.

Eugenio Montejo, a quien el 29 de septiembre de 2005 la Universidad de Carabobo le concederá el Doctorado Honoris Causa, otorgado por la Facultad de Educación, ha dado para el mundo una clara definición de lo que para él es la poesía. En su libro El taller blanco dice: "En todas las palabras de un poema ha de leerse siempre su necesidad, vale decir, que una por una deben convencernos de que están allí porque son más necesarias que otras no empleadas; incluso, lo que todavía es más complicado, son más válidas que el mismo silencio. (...). La necesidad constituye, pues, la principal brújula del poeta; ahora bien, nada ayuda tanto como la emoción para esclarecer lo que de verdad es necesario".


Fuentes: http://www.presidencia.gob.mx/