Tiempo Universitario

Menú dispositivos móviles

Buscar

Presos políticos

Iván Uzcátegui y Ramón Bravo suman 3 meses injustamente detenidos

Los universitarios están injustamente detenidos por no entregar la UC

Tiempo Universitario
Texto: Beatriz Oliva
Febrero, 6, 2019
Noticias
Foto: Archivo

Un proceso completamente viciado se reflejó desde el principio.

El ambiente cambió, pero la injusticia sigue presente. Iván Uzcátegui, expresidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad de Carabobo, y Ramón Bravo, exdirector de Comedores, suman 3 meses detenidos por no doblegarse ante un Gobierno que pretendía tomar la FCU, máximo órgano de representación estudiantil de la casa de estudios.

 

Uzcátegui y Bravo no están libres. Se encuentran en sus residencias con una medida de arresto domiciliario, y con un proceso que injustamente continúa abierto, pese a la falta de pruebas y de fundamentos.

 

Estos ucistas forman parte de la lista de presos políticos de Venezuela desde el pasado 6 de noviembre, a una semana de las elecciones estudiantiles en la UC, cuando el gobernador de Carabobo, Rafal Lacava, cumplió su amenaza: privarlos de libertad.

 

Un proceso completamente viciado se reflejó desde el principio. Eran las 7: 00 am, cuando dos comisiones del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc) los buscaron en sus respectivas residencias sin órdenes de aprehensión, luego de que Lacava los acusara vía Twitter, de desviar los alimentos del comedor. Los oficios llegaron pasadas las 5: 00 pm.

 

Los ucistas siempre tuvieron la mejor disposición de aclarar los hechos. Comparecieron en más de tres oportunidades ante el Cicpc, incluso acompañaron a los funcionarios al comedor, donde quedó demostrado y plasmado en un informe que la denuncia del gobernador no guardaba relación con la realidad, sin embargo eso no cambió los hechos. La orden ya estaba dada.

 

Uzcátegui y Bravo fueron presentados el 7 de noviembre ante el Tribunal 11 de Control del estado Carabobo, a cargo de la jueza María Eugenia Villanueva, donde el Fiscal 13 del Ministerio Público, Aníbal Colmenares, les imputó los delitos de peculado doloso y agavillamiento.

 

Pasaron 48 días injustamente en unos de los calabozos del Cicpc subdelegación Valencia, con más de 120 presos, y fue el 24 de diciembre cuando se les otorgó una medida sustitutiva de casa por cárcel, debido a que sus estados de salud se deterioraban aceleradamente por condiciones médicas preexistentes, las cuales empeoraron ante el hacinamiento y la insalubridad.

 

Uzcátegui y Bravo se encuentran en sus residencias y siguen con la misma disposición de aclarar los hechos para que se les otorgue libertad plena y pueda continuar con sus actividades cotidianas.


 

VISTAS

Esta publicación
ha sido vista
56 veces

CATEGORÍAS

Noticias